TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES TWITTER O FACEBOOK

trabajemos por una mejor matríz energética en chile

lunes, 3 de septiembre de 2012

Minera Gaby aprobó la construcción de la planta termosolar más grande del mundo

Minera Gaby aprobó la construcción de la planta termosolar más grande del mundo

18:09 | Ésta se emplazará en 13.2 hectáreas de extensión, en las cercanías de la nave de electro obtención y tuvo un costo de 60 millones de dólares. La estatal evaluará los resultados del proceso y en caso de ser satisfactotio, podría replicarlo en el resto de sus divisiones.

Minera Gaby, de Codelco, adjudicó a un consorcio formado por la empresa nacional Energía Llaima SpA, y la danesa Sunmark, la construcción y operación de una planta solar térmica como fuente de calor para el proceso de electro-obtención de Minera Gaby. De este modo concluyó en forma exitosa la licitación internacional iniciada el año pasado para esta tecnología, la más grande del mundo en su tipo.

El servicio de suministro contempla la construcción de una planta termo solar, que utilizará colectores planos 99% reciclables, con una superficie colectora de 39 mil metros cuadrados y un estanque para almacenamiento de agua caliente, de 3.000 metros cúbicos.

La planta se emplazará en las cercanías de la nave de electro obtención de Gaby, en un terreno de 13,2 hectáreas entregados en comodato. El acuerdo es a 10 años por un valor de 60 millones de dólares, el que podría prolongarse en el futuro dada la gran vida útil de los equipos.

Julio Aranis celebró la firma del contrato explicando que se inserta "netamente en nuestro proyecto estructural de sustentabilidad y nos permite no sólo ser consecuente con nuestra política sino generar un modelo de negocio satisfactorio tanto para Energía Llaima como para Codelco y en particular para Minera Gaby".

Luego de esta adjudicación, el consorcio Energía Llaima – Sunmark dispondrá de un año para construir e iniciar las operaciones de su planta solar térmica.

Codelco pretende evaluar la replicabilidad de esta experiencia en otras faenas de la empresa que también disponen de energía solar en abundancia.

»Ver más de #Codelco

Comentarios

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

MEXICO Convocan a crear centros de investigación en geotermia y energía solar

Convocan a crear centros de investigación en geotermia y energía solar


  • A través de un Fondo Sectorial, la Secretaría de Energía (Sener) y el Conacyt convocan a crear dos centros de investigación en geotermia y energía solar.

    • Foto: Especial

    El Fondo Sectorial de SustentabilidadEnergética (FSE) apoya actividades de investigación para incrementar la participación de tecnologías renovables reduciendo la dependencia de combustibles fósiles, a partir de recursos generados por la producción de hidrocarburos.

    Esto con el objetivo de fortalecer capacidad de investigación científica y tecnológica, además de formar recursos humanos especializados con énfasis en las energías renovables y vincular a la academia con la industria.

    Se informa que a través del Fondo Sectorial Conacyt-Secretaría de Energía-Sustentabilidad Energética (FSE) recientemente se lanzaron dos importantes Convocatorias para el Centro Mexicano de Innovación en Energía (CEMIE) Geotérmica, el pasado 22 de junio, y el 30 de agosto, se publicó la correspondiente al Centro Mexicano de Innovación en Energía (CEMIE) Solar.

    De acuerdo con un comunicado de prensa, estas convocatorias contemplan la conformación, establecimiento físico, operación y mantenimiento de los centros para desarrollar un portafolio de proyectos específico y alineado al Programa de Investigación y Desarrollo del FSE.

    Dicho portafolio contiene las principales necesidades de investigación y desarrollodetectadas en materia de energía geotérmica y solar para México.

    El objetivo es fortalecer las capacidades de investigación científica y tecnológica, formar recursos humanos especializados con énfasis en las energías renovables y vincular a la academia con la industria.

    Para alcanzar los objetivos planteados, el esquema de colaboración de los CEMIEs vincula a Instituciones de Educación Superior o Centros de Investigación, públicos o privados, con una o varias empresas nacionales o extranjeras.

    Dichas empresas participan con la aportación de recursos concurrentes. Si bien el sujeto de apoyo o institución líder debe ser una Institución de Educación Superior o un Centro de Investigación, público o privado del país, el esquema de colaboración está abierto para la participación tanto de instituciones de educación superior o centros de investigación del extranjero.

    El FSE es un instrumento creado a partir de la modificación a la Ley Federal de Derechos para incorporar el artículo 254 bis. Dicho artículo establece la obligación para PEMEX del pago de un derecho equivalente al 0.65 por ciento del valor del petróleo crudo y gas natural extraídos en el año, para financiar investigación científica y tecnología aplicada enfocada a fuentes renovables de energía, eficiencia energética, uso de tecnologías limpias y diversificación de fuentes primarias de energía.

    Con esta medida, por primera vez en México se apoyan actividades de investigación para incrementar la participación de tecnologías renovables reduciendo la dependencia de combustibles fósiles, a partir de recursos generados por la producción de hidrocarburos.

    La convocatoria para el CEMIE en Geotermia se cierra el 7 de septiembre. La publicación de resultados se llevará a cabo en el mes de octubre del presente año.

    Para el CEMIE Solar la convocatoria cierra el 5 de octubre y los resultados se publicarán el próximo mes de noviembre. Las convocatorias se pueden consultar en el siguiente vínculo:

    http://www.energia.gob.mx/portal/Default.aspx?id=1442 Para obtener mayor información se puede enviar un correo electrónico a ayudasustentabilidad@energia.gob.mx o comunicarse por teléfono al 5000 6000 extensiones 2021, 2159 y 2062

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Usar geoingenería para enfriar la Tierra sería menos costoso de lo esperado

Usar geoingenería para enfriar la Tierra sería menos costoso de lo esperado

Ver la fuente original del artículo
Autor: Edmundo Perez

Las teorías de geoingenería solar podrían ayudar enfriar la Tierra y evitar el aumento de la temperatura a causa del calentamiento global, filtrando los rayos del Sol. Este tipo de sistema tendría un precio abordable, según un estudio realizado por un grupo de científicos en Estados Unidos. De acuerdo a su investigación, contrarrestar algunos de los efectos del cambio climático podría costar USD$5.000 millones al año.

Aunque los encargados de dicho estudio advierten que es necesario estudiar más a fondo riesgos y consecuencias que podría tener aplicar un sistema de este tipo, evaluaron la posible aplicación de un sistema que apunta a inducir efectos parecidos a los que surgen en las erupciones volcánicas: el polvo emitido, al permanecer en la estratósfera refleja los rayos solares y hace disminuir la temperatura.

Los encargados del estudio son Justin McCLellan (Aurora Flight Science Corporation), David Keith (Harvard University), y Jay Apt (Carnegie Mellon University), y analizaron el costo de transportar el material necesario para lograrlo: un millón de toneladas de aerosoles a una altura de entre 18-25 km.

Los tres científicos aseguran que la tecnología base ya existe y que poner todo ésto en práctica costaría una cantidad aproximada a los USD$5.000 millones anuales, un 0,03% del PIB de Estados Unidos..

Luego de estudiar el medio para hacerlo, dicen que lo mejor es desarrollar un avión espacial, ya que los actuales necesitan demasiadas modificaciones costosas.

¿Qué opinan los demás científicos? La mayoría son críticos con éste tipo de teorías, ya que no eliminan para nada el problema de raíz del calentamiento global, y sería una medida compensatoria y artificial de dicho fenómeno, además de desconocer las consecuencias, que podrían ser graves en otras regiones del planeta. Los encargados de ésta teoría no pueden negarlo, ya que admitieron que los gases invernadero y la acidez de los óceanos seguirían allí.

LinkGeoingieeering is 'comparatively inexpensive(PhysicsWorld

Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

El impacto que tendrá en los usuarios y el sistema eléctrico el rechazo a Castilla

El impacto que tendrá en los usuarios y el sistema eléctrico el rechazo a Castilla
Un costo de US$1.000 millones para el sistema, un efecto en precios para las empresas y los usuarios residenciales, un mayor desarrollo del GNL y la necesidad de una planificación territorial, son los efectos del rechazo del megaproyecto a carbón, según los expertos.
03/09/12

(La Tercera) El rechazo de la Corte Suprema al proyecto Castilla, ligado al empresario brasileño Eike Batista, tendrá una serie de consecuencias para el sistema eléctrico. Efecto en precios y menor oferta de energía serán algunos de los impactos de no contar con una generación de 2.100 MW en la Tercera Región, cuya primera etapa se contemplaba para 2016. "La iniciativa representa casi un tercio de las nuevas necesidades de energía del principal sistema eléctrico para los próximos 10 años. No contar con esa oferta tendrá impactos relevantes en costos", advierte el ex ministro de Economía y presidente de Guacolda, Jorge Rodríguez. Coincide el presidente de Colbún, Bernardo Larraín: "El retraso de los proyectos o la no realización de éstos generarán un encarecimiento de la matriz futura".

1. La factura para el sistema: US$1.000 millones
El fallo de la Suprema no será gratis, advierten los expertos. "No habrá apagones o black out, pero sí una energía cara. El efecto de largo plazo es el encarecimiento de todo el sistema", afirma el ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Sebastián Bernstein. No contar con Castilla, explica, tendrá un impacto significativo en los costos de operación del Sistema Interconectado Central (SIC), que va de Taltal a Chiloé y abarca al 94% de la población. Un mayor costo que llega a US$ 1.000 millones, estima. "Sólo entre 2016 y 2018 el mayor costo de operación del sistema en su conjunto sería de US$ 500 millones, porque el costo variable total del sistema central aumentaría en 10%", indica. Esa factura será mayor en el lapso siguiente. "Si uno extiende el período más allá de 2018, se puede estimar que el mayor costo neto para el sistema de no tener Castilla sería de unos US$ 1.000 millones, independiente de si está HidroAysén", calcula. Ese mayor costo, señala, lo absorberán una parte los generadores y otra los consumidores.

¿Por qué el alza? Porque para reemplazar la oferta de energía de Castilla habría que operar en mayor volumen con gas natural licuado (GNL), que es un 25% más caro que producir con carbón, precisa.

"Puede ser que el costo total supere los US$ 1.000 millones, porque para sustituir al carbón, además del GNL habrá que recurrir al petróleo diésel, que es dos y hasta tres veces más caro", apunta María Isabel González, ex secretaria ejecutiva de la CNE. Hasta fines de 2017, añade, habrá limitaciones en la red de transmisión entre Santiago y Copiapó. Con esas restricciones y sin Castilla, habrá que producir más caro en la Región de Atacama, porque no se podrá transportar energía desde la zona sur. "Con Castilla operando, habría más oferta de energía competitiva disponible a nivel local", dice.

2. El costo de reemplazo
"No es fácil reemplazar un proyecto así con iniciativas competitivas", enfatiza Vivianne Blanlot, ex secretaria ejecutiva de la CNE. "Las ERNC (Energías Renovables No Convencionales) y la hidroelectricidad pueden hacer un aporte, pero no solucionan el problema, por la magnitud de energía requerida y porque requieren energía de base que sólo la térmica puede dar", agrega Alejandro Jadresic, ex ministro de Energía.

Para Hugh Rudnick, académico de la Universidad Católica, sin carbón la siguiente alternativa es el GNL, que implica una reorientación de la matriz a un combustible menos contaminante, pero más caro, incluso con los menores costos del shale gas a mediano plazo. "Este desarrollo implicaría en el largo plazo tener que asumir un costo adicional de alrededor de US$ 20 por cada megawatt hora (MWh) generado", asegura.

Hoy los precios del energético que llega al país varían entre los US$ 15 y US$ 17 por millón de BTU. "El mayor uso de GNL implicará un incremento de, al menos, 20% en el costo de generación", asegura María Isabel González.

Jadresic menciona que mientras el costo de desarrollo del carbón se aproxima a los US$ 100/MWh, el del GNL llega a US$ 120/MWh y el del petróleo a los US$ 200 MWh.

Para Francisco Aguirre, director de Electroconsultores, una parte de la generación de reemplazo del carbón será con diésel, porque hay oferta instalada por unos 3.000 MW. Pero, agrega, a diferencia de la crisis del gas, en que la generación con petróleo se hizo con centrales de ciclo combinado, ahora se utilizarán equipos menos eficientes y, por lo mismo, más caros. "En la crisis del gas se producía electricidad con petróleo a precios de entre US$ 150 MWh y US$ 200 MWh. Ahora, sin Castilla, el costo irá de US$ 250 hasta US$ 300 MWh, versus los US$ 85 o US$ 90 MWh que se pagarían con Castilla". En Perú, indica, se han firmado contratos entre grandes clientes y generadoras por US$ 50 y US$ 60 MWh. "Frente a eso, tenemos clientes que tras el fallo han decidido no hacer sus proyectos por falta de energía competitiva", dice. El problema de los motores diésel, según Blanlot, es que pueden fallar, porque no están diseñados para un funcionamiento continuo.

En el escenario futuro, el aporte de las ERNC no será relevante. "Recién a 2024 representarán el 15% de la matriz", prevé Rudnick. Blanlot acota: "Un sistema no resiste más de 20% o 25% de ERNC, por un tema de estabilidad".

3. Efectos en usuarios
La cuenta por el mayor costo de operación del sistema la pagarán principalmente los grandes clientes, pues suscriben directamente sus contratos con las generadoras. "Como los contratos son libres, los costos futuros se traspasan a las tarifas de grandes clientes. Todo lo que implique mayor costo será transferido de inmediato a ellos", afirma Aguirre.

El tema es crucial para la minería, porque la energía representa el 20% de sus costos. Según datos de Cochilco, la demanda de energía proyectada a 2020 para el sector minero será el doble de lo que requieren hoy, con 3.000 MW adicionales.

Joaquín Villarino, presidente ejecutivo del Consejo Minero, cree que "seguiremos con costos marginales fijados por el diésel y la no incorporación de Castilla implica que en vez de estar a US$ 140 o US$ 150 MWh el precio spot, estará en US$ 220 o US$ 240. El problema es que hoy las empresas no están firmando contratos a largo plazo. Los acuerdos se pactan a precio spot".

La decisión judicial no sólo traerá alzas de precios para las empresas. También habrá un efecto sobre el sector residencial en las futuras licitaciones de suministro que tendrán que hacer las distribuidoras. "No existe oferta eficiente para cubrir nueva demanda residencial", asegura Rodrigo Castillo, director ejecutivo de Empresas Eléctricas AG. Este efecto no será de un día para otro. "Dada la lógica que tiene la fijación de precios regulados, con contratos a largo plazo, en el corto plazo los proyectos no tienen un efecto directo sobre los usuarios residenciales, pero la imposibilidad de vislumbrar energía competitiva a futuro en el mediano y largo plazo afectará a las personas en forma significativa", indica Castillo. Hoy, agrega, las distribuidoras tienen dificultades para colocar ofertas de compra de energía a US$ 130 por MWh. "Cuando partió el sistema de licitación, en 2006, se contrató energía a US$ 60, y ahora, a más del doble de ese precio, no estamos consiguiendo ofertas", señala.

4. Retraso en proyectos
El rechazo de Castilla tendrá repercusiones para otras iniciativas. La central tiene un efecto en la toma de decisiones del resto de la industria, explica el subsecretario de Energía, Sergio del Campo. "Un proyecto de esta magnitud afecta la entrada de proyectos más pequeños, que no ingresaron en su momento, porque por economías de escala no les resultaba conveniente competir", indica. Tras el nuevo escenario sin Castilla, añade, "esos proyectos, que no se hicieron y quedaron stand by, tendrán que reaccionar, pero en ese lapso se producirá un alza de precios, particularmente en el mercado spot y también en las licitaciones de las distribuidoras de electricidad".

Según cifras del gremio generador, sólo el 11% de los proyectos eléctricos de la última década está en construcción. "No hay grandes centrales en construcción para la demanda de los años futuros", sostiene René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras.

5. Precios altos por seis años
"No hay una amenaza de no contar con energía eléctrica, porque tenemos capacidad instalada que excede la demanda. El problema es que el precio de la energía en Chile es uno de los más caros de América Latina", dice Jorge Rodríguez.

El país tiene uno de los niveles más altos de precios de la energía para los clientes regulados (hogares). Según la Agencia Internacional de la Energía y la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (Ocde), desde 1998 los precios de la electricidad para los clientes residenciales chilenos se han casi cuadruplicado. De los 33 países de la Ocde, 22 tienen precios más bajos de la energía para usuarios residenciales que Chile.

Y la tendencia se mantendrá, advierten los expertos. "Al menos hacia 2016, el país seguirá teniendo costos altos por la ausencia de proyectos eficientes", estima Rodríguez. Aguirre proyecta que los elevados precios se mantendrán por los próximos seis años.

El propio gobierno lo reconoce. "El rechazo del proyecto (Castilla) significará que estaremos por algunos años más con costos de la energía más altos", dijo esta semana el ministro de Energía, Jorge Bunster. La autoridad explica que hasta que no se concluyan los trabajos de fortalecimiento de la red de transmisión que permitan conectar nueva oferta, dentro de cinco años más los precios no bajarán.

"La no realización del proyecto Castilla perpetuará una situación de elevados precios en el SIC, en particular en el norte del sistema", agrega Ramón Galaz, gerente general de Valgesta. La expansión del sistema troncal de transmisión y la interconexión del SIC y el SING son positivas, señala Jadresic, pero por sí mismas no resuelven el problema, porque la principal dificultad es la falta de generación. "El precio queda determinado esencialmente por el costo medio de desarrollo de las tecnologías térmicas eficientes, en particular el carbón. Salvo que se impulsara un plan de emergencia para instalar plantas que utilicen carbón o gas, tendremos precios sustancialmente más altos, lo cual frenará la actividad económica, en particular, los proyectos mineros", advierte.

6. Ordenamiento territorial
El episodio de Castilla demuestra la necesidad de contar con una planificación territorial, afirma Blanlot. "En la Comisión Asesora para el Desarrollo Eléctrico (Cade) recomendamos un ordenamiento territorial, que defina áreas vetadas para estas centrales, pero otras zonas aptas para posibles desarrollos termoeléctricos", señala Blanlot.

Para facilitar la instalación de centrales, consigna el informe del Cade, se debería considerar "la venta de bienes nacionales, el otorgamiento de concesiones en bienes fiscales y facilitar el otorgamiento de permisos territoriales y ambientales, sin relajar los estándares exigidos".

Una opción, agrega el reporte, es que el Estado desarrolle y pre-apruebe proyectos térmicos en esas zonas o compre proyectos a terceros y los licite y concesione, en un esquema similar al de las carreteras".

Fuente/ La Tercera


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

LyD: Suprema perdió toda deferencia con organismos especializados

muy grave :
en un análisis sobre el fallo que la semana pasada dejó sin efecto rca del proyecto de eike batista

LyD: Suprema perdió toda deferencia con organismos especializados

A su juicio, el fallo del máximo tribunal contra Castilla confirma una creciente injerencia en el fondo de los temas ambientales.

Enviar este ArtículoImprimir este ArtículoAumentar tamaño de letraDisminuir tamaño de letra
 
El reciente fallo de la Corte Suprema en contra del proyecto termoeléctrico Castilla, a juicio de la economista senior de Libertad y Desarrollo (LyD), Susana Jiménez suma nuevos obstáculos al desarrollo energético. "Ello no deja de ser preocupante en un país que necesita aumentar su capacidad instalada de generación eléctrica en cerca de 8.000 megavatios (MW) en la próxima década y que presenta altos precios de la energía que afectan directamente nuestra competitividad", dijo.

La economista del centro de estudios agregó en su análisis que el rechazo de Castilla no sólo pone en duda la capacidad de desarrollar oportunamente los proyectos que el país necesita, sino que además devela el delicado rol que está jugando el poder judicial en el desarrollo energético del país. "Casos como el de central Bocamina, Río Cuervo y, ahora, Castilla muestran una creciente injerencia en el fondo de los temas ambientales, donde la máxima autoridad judicial ha perdido toda deferencia con el órgano administrativo especializado en la materia. Este último fallo confirma el temor de que la justicia se estaría convirtiendo en un factor más de incertidumbre para la ejecución de proyectos", advirtió. Según Jiménez estas decisiones se reflejarán en una mayor estrechez del mercado energético, situación que se verá agravada por el rechazo de la mayor termoeléctrica anunciada en el país. "Dado que contra norma expresa, la Corte Suprema estimó obligatoria la presentación conjunta del proyecto; lo que no sólo modifica el criterio sostenido hasta ahora, reinterpretando de forma completamente diversa la norma, sino sembrando además un manto de duda sobre los proyectos actualmente en trámite y los que a futuro ingresen al SEA", explicó
Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

Hacia una cooperación al desarrollo en clave ecológica

Hacia una cooperación al desarrollo en clave ecológica

La sostenibilidad ha sido históricamente la hermana pobre de la cooperación al desarrollo, que no ha prestado la atención suficiente a cuestiones tan esenciales como los límites biofísicos del planeta, el cambio climático o la deuda ecológica. Así lo sostiene el activista e investigador ecologista Florent Marcellesi en su nuevo libro "Cooperación al posdesarrollo. Bases teóricas para la transformación ecológica de la cooperación al desarrollo", editado por la asociación Bakeaz. En esta entrevista, el propio autor apuesta por la superación de lo que califica de modelo de mal-desarrollo económico para caminar hacia un nuevo marco que haga compatibles la justicia social y la justicia ambiental tanto en el Norte como en el Sur.

Noticias Positivas: Su nuevo libro se llama "Cooperación al posdesarrollo". ¿Qué es lo que quiere decir con este concepto de posdesarrollo?

Florent Marcellesi: Dentro de las relaciones Norte-Sur, el concepto de desarrollo llegó de mano del presidente estadounidense Truman justo después de la Segunda Guerra Mundial. A partir de allí nos viene el sustrato de las teorías dominantes del desarrollo: las sociedades industriales son el objetivo terminal de cualquier evolución social y el medio incuestionable de esta transición es el crecimiento económico. Ante la profundísima crisis ecológica y de civilización, es hora de cerrar este ciclo que ha marcado desde entonces la tónica del desarrollo realmente existente (consumo de masas a costa de la naturaleza, del Sur, de las personas más pobres y de las generaciones futuras).

Sin renunciar a reciclar elementos valiosos del desarrollo humano sostenible, propongo cambiar de paradigma en torno al "posdesarrollo". Más concretamente, defino este término como la "evolución progresiva de una comunidad o sociedad hacia niveles de vida acordes con los límites ecológicos del planeta y que cubren las necesidades básicas de sus componentes así como sus legítimas aspiraciones a la autonomía y a la felicidad". Por tanto, la cooperación al posdesarrollo es la capacidad de obrar juntamente, de forma democrática y solidaria y, en general, con métodos coherentes con los fines, con otros para alcanzar el fin marcado por el posdesarrollo. Sobre todo, es una herramienta, entre muchas, de construcción de alternativas hacia la justicia ambiental y la supervivencia civilizada de la humanidad.

N+: ¿Es también el posdesarrollo un intento de compatibilizar la cooperación con los países empobrecidos y la teoría decrecentista? ¿hasta qué punto es posible aunar ambos conceptos?

FM: No hay otro camino que el de aunar la lucha por la justicia social y por la justicia ambiental: van de la mano. Vivimos una crisis ecológica, global, que afecta primero a las personas más empobrecidas, estén en el Norte o en el Sur, y mañana afectará a las generaciones venideras. En esta senda, todos los movimientos que reivindican que la Tierra es finita y que éste es un factor central para alcanzar justicia en el presente y en el futuro tienen que converger. Ya sea en el Norte con las iniciativas en transición, el decrecimiento, el ecologismo político y social, el movimiento Slow, el comercio justo, etc. o en el Sur con el buen vivir, los derechos de la naturaleza, la soberanía alimentaria, etc.

Todos comparten fundamentos comunes que les permiten representar una salida positiva a la crisis. Luego, ¿tendrán que decrecer los países empobrecidos? Mientras que los países industrializados y las élites del Sur tendrán sin duda que autolimitarse y reducir drásticamente su huella ecológica, muchas zonas del mundo tienen derecho a aumentar sus capacidades materiales. Eso sí, esta evolución hacia alto bienestar y baja huella ecológica no podrá pasar por la casilla de mal-desarrollo de los países occidentales y tendrá que hacerse dentro de los límites ecológicos del planeta.

N+: Usted denuncia en su libro que, veinte años después de la Cumbre de Río, la sostenibilidad sigue siendo la hermana pobre de la cooperación al desarrollo. ¿Por qué cuesta tanto armonizar ambas cuestiones?

FM: Tras la cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro, la comunidad internacional proponía para temáticas ambientales suministrar 125.000 millones de dólares por año a título de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), es decir, el 0,33% de la renta nacional bruta (RNB) de los principales países donantes. Sin embargo, en el 2009 la protección general del medio ambiente y las acciones relacionadas con el cambio climático dentro de la AOD representaban respectivamente solo un 0,02% y un 0,04% de la RNB de aquellos países…Está claro que primero no ha habido voluntad política y que la extraordinaria dinámica de los años noventa se ha ido apagando poco a poco hasta estrellarse 20 años más tarde a nivel institucional (véase los fracasos de Río+20 o las últimas cumbres contra el cambio climático). Pero también hay una razón más profunda, que es cultural y que toca la matriz de los movimientos transformadores. La mayoría de los actores sociales (y no solo políticos) siguen poniendo en un segundo nivel de importancia la sostenibilidad (aún más en tiempo de recesión), sin terminar de relacionarla con la situación tremenda de crisis económica y social que estamos viviendo. La crisis financiera de 2008 tiene una relación directa con el precio del petróleo (y la incapacidad de los hogares pobres de EEUU de hacer frente al aumento del precio de su gasolina y pagar a la vez su hipoteca), mientras que las crisis alimentarias son el resultado complejo de los precios del petróleo, de la influencia nefasta de los agrocombustibles, del cambio climático (que conlleva malas cosechas), de los sistemas productivos orientados a la exportación y de la especulación. En un mundo finito no es posible un crecimiento infinito, y no habrá salida posible a la crisis sin tener en cuenta que la "era del crecimiento" se ha acabado. La cooperación internacional, al igual que el resto de agentes sociales y de cambio, tiene que integrar esta realidad.

N+: En "Cooperación al posdesarrollo" afirma que el bienestar humano y la sostenibilidad son indisociables. Sin embargo, no resulta raro ver en multitud de medios de comunicación y en el discurso de determinados dirigentes políticos el planteamiento de un supuesto dilema entre ecología y empleo. Por ejemplo, cuando se señala que demoler un hotel en la costa para conservar el lugar provocará que se pierdan muchos posibles puestos de trabajo en la zona. ¿Qué piensa de este supuesto dilema?

FM: Sin duda, hay que superarlo: la ecología y el empleo no son enemigos. De hecho, es necesario recordar dos premisas. Primero, si se trata de construir una sociedad más justa y sostenible, no todos los empleos valen. ¿Cómo podemos justificar éticamente que para dar de comer a nuestra gente fabriquemos armas que luego servirán para guerras en el Sur y su sinfín de barbaridades? Segundo, que lo tengamos claro: una transición socio-ecológica creará muchísimos empleos, ¡más que los que aporta ahora el modelo productivista! Solo un ejemplo entre miles: mientras que la energía nuclear y del carbón suman conjuntamente unos 70.000 empleos, el sector de las energías renovables podría emplear en 2020 en España de forma directa e indirecta hasta 300.000 personas (contra 150.000 hoy). Lo que necesitamos ahora es un trabajo conjunto entre movimientos sociales, ecologistas y sindicatos para hacer (y poner en marcha) propuestas participativas de transición hacia el empleo verde donde también tienen un papel central la reducción de la jornada laboral y el reparto del trabajo.

N+: Usted detecta un claro déficit democrático en la cooperación al desarrollo, que en muchas ocasiones se plantea como ayuda enviada desde el Norte, que decide las prioridades y el tipo de ayuda, hacia el Sur, cuyo papel es demasiadas veces el de un mero receptor de fondos. ¿Se puede cambiar este modelo?

FM: Se puede cambiar este modelo cambiando las prioridades de la cooperación al desarrollo. De hecho, sabemos de sobra que sobredesarrollo en el Norte y subdesarrollo en el Sur son dos caras de la misma moneda. Por un lado, el desarrollo y crecimiento económicos de los países enriquecidos se sustentan en gran medida en los ecosistemas (y su mano de obra) de los países empobrecidos. Y por otro lado, es simplemente ecológicamente imposible que el Sur pueda y deba seguir y alcanzar algún día un modelo y nivel de (mal)desarrollo equivalente al del Norte: ya hemos superado en un 50% los límites de la Tierra. Por tanto, la mejor manera para ayudar de forma solidaria y sostenible al Sur (aunque no es única, ni suficiente) es trabajar en el Norte por un cambio estructural y cultural hacia un menor y mejor consumo y producción y por un decrecimiento de nuestra huella ecológica.

Eso supone a su vez que la cooperación al posdesarrollo se plantee luchar de forma prioritaria en nuestros territorios por la relocalización de la economía, la soberanía alimentaria y la agroecología, la promoción de lo común, la educación para vivir bien con menos, etc. Como estas luchas se dan también en el Sur, se trata al mismo tiempo de aunar fuerzas gracias a múltiples redes y foros de intercambio y de coordinación. La relocalización es un proyecto global y la cooperación simplemente un nodo más dentro de una red de alternativas donde aporta su grano de arena a la construcción de otros mundos posibles.

N+: A pesar de este panorama que nos dibuja, también hay que señalar que en las últimas cumbres internacionales sobre el clima, los países de África y América Latina han hecho muchos más esfuerzos para ser escuchados por las grandes potencias. ¿Espera que en el futuro puedan ser actores verdaderamente influyentes?

FM: Estamos asistiendo al auge de nuevos actores en las cumbres internacionales, como Bolivia o Ecuador. Les debemos, por ejemplo, haber puesto en la agenda social y política nuevas propuestas como el buen vivir o los derechos de la naturaleza, al igual que marcó un antes y un después la Cumbre de Cochabamba en 2010. Allí encontramos inspiración para nuevos objetivos y nuevas redes de transformación social. Eso sí, son actores con fuertes contradicciones internas, como lo prueba la posición cambiante según intereses del gobierno ecuatoriano en torno al proyecto Yasuní o el desencuentro del gobierno boliviano con los indígenas opuestos a la construcción de una carretera en territorio indígena. Desde luego tienen también muchos retos por delante. El más importante: no convertir sus movimientos en veladores de la "izquierda marrón", es decir gobiernos con estrategias de desarrollo que pasan por financiar la justicia social en base a la intensa apropiación de recursos naturales y materias primas. Con su voluntad de explotar gas no convencional mediante fracking (una de las razones para la expropiación de Repsol), el gobierno de Argentina es un perfecto ejemplo de la insostenibilidad de este modelo.

N+: Ahora que tanto se habla de la deuda soberana de los países, en su libro usted hace hincapié en la llamada deuda ecológica. ¿A qué se refiere este concepto?

FM: La deuda ecológica pone en evidencia una dinámica histórica: el desarrollo de los países del Norte desde el inicio de la revolución industrial ha sido posible en gran parte gracias a la explotación por parte de las empresas y de los Estados del Norte de los recursos del Sur: tierras, recursos del subsuelo como las energías fósiles, etc. Sin estos recursos, adquiridos en el Sur a precios bajísimos o por medio de la violencia colonial, diplomática o comercial, el crecimiento del Norte, su estado de bienestar y el nivel de vida material de sus habitantes habrían sido mucho más débiles.

Para que nos hagamos una idea y si solo nos centramos en la deuda de carbono (la pata más estudiada de la deuda ecológica), vemos que desde 1850, el 80% de los gases de efecto invernadero emitidos en la atmósfera provienen de los países industrializados y éstos han emitido un total de 2.082 toneladas de gases de efecto invernadero por personas, mientras la media mundial es solo de 173 toneladas por persona… En España, la deuda de carbono hacia los países menos contaminadores era en 2000 de 12.000 millones de euros, ¡mientras que la deuda externa (lo que se adeudaba a España) llegaba a 11.800 millones de euros! O sea, nos podemos preguntar de forma legítima "¿quién debe a quién?". En este sentido, la deuda ecológica es una potente herramienta social, política, ética y transfronteriza para impulsar el reconocimiento del desequilibrio en el uso de los recursos naturales y en la contaminación producida entre Norte y Sur. Pero sobre todo, es una forma de reclamar "justicia ambiental", es decir que todas las personas de este mundo tengan los mismos derechos de uso, acceso y beneficios que provee la naturaleza.

N+: ¿Como investigador de la cooperación al desarrollo, qué valoración hace de los recortes a la misma en España?

FM: Los recortes suelen llegar primero para las políticas de solidaridad, aún más cuando se trata de personas o territorios que ni tienen voz en el Norte. Estos recortes ponen en peligro la continuidad de muchos proyectos y de nuestros compromisos a nivel internacional. Al mismo tiempo, tendría que impulsar a la cooperación al desarrollo a reinventarse. Ella también ha vivido años dorados gracias a su particular "burbuja solidaria". Por ejemplo, es un excelente momento para redefinir sus nueves fuentes de financiación para no depender tanto de subvenciones públicas. Es también necesario pugnar por dotarse de una base activa y comprometida, que participa en la elaboración de la estrategia, los proyectos y las campañas de las organizaciones, se implica en su gestión, lo defiende en su vida diaria y actúa en coherencia con sus principios. Pero sobre todo, como lo apuntaba anteriormente, la cooperación al posdesarrollo es solo un nodo más dentro de esta nebulosa hacia el cambio. Por tanto, es importante tener presente que es un instrumento al servicio de un objetivo mayor (la justicia social y ambiental) y, por esta razón, que es una parte proactiva de un movimiento de transformación social mucho más amplio que le engloba. La cooperación al posdesarrollo necesita "desectorializarse" y mezclarse de forma aún más pronunciada dentro de plataformas y redes capaces de federar esfuerzos, objetivos, ideas, campañas, proyectos, e, incluso, estructuras y personal. Es a la vez una forma de tener más potencial de reflexión y de incidencia social y política, y una estrategia pragmática de reorganización ante la crisis económica y los recortes.

DATOS DE CONTACTO:

http://florentmarcellesi.wordpress.com

 

Imagen: Portada del libro. Cortesía del autor.



Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile