TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES TWITTER O FACEBOOK

trabajemos por una mejor matríz energética en chile

jueves, 18 de agosto de 2011

Ejército de EU inicia una guerra ‘verde’

Ejército de EU inicia una guerra 'verde'

Los planes de la fuerza armada son reducir su dependencia en petróleo a través de energía renovable; recortar 50% el consumo de combustible para 2025 y autosuficiencia en materia de energía es su meta.

Publicado: Jueves, 18 de agosto de 2011 a las 06:06
cnnmoney
El Ejército pretende obtener 25% de su energía a partir de fuentes renovables para el 2025. (Foto: Cortesía CNNMoney) El Ejército pretende obtener 25% de su energía a partir de fuentes renovables para el 2025. (Foto: Cortesía CNNMoney)
NUEVA YORK — Una de cada ocho muertes en el ejército estadounidense combatiente en Irak fue el resultado de la protección de convoyes de combustible. 

Se trata de un incentivo poderoso para que el ejército se aleje del petróleo y se acerque a la energía renovable, y es exactamente lo que está haciendo. 

Desde bases en el desierto de energía solar experimental para los 'marines', hasta robots de la Marina que funcionan con la energía de las olas, el Ejército se está volviendo un comprador líder de tecnología de punta de energía renovable.

Para los servicios armados, los beneficios van más allá de la reducción de las muertes en convoyes de combustible. Una fuerza armada que no está restringida por el alcance de una pipa o que carga el peso de baterías es más ligero y, como resultado, más letal. 

Para las compañías de energía renovable, el Ejército está probando que es un cliente vital, pues ha adquirido los aparatos de energía limpia más modernos y está fomentando la inversión privada. Esperan que los servicios armados puedan llevar esa tecnología al punto en el que sea comercialmente viable, como lo hizo hace una generación con los sistemas GPS o el Internet.

"Habrá personas que crean que están tirando su dinero porque las cosas no sirven", dice Rachel Sheinbein de CMEA Capital, una compañía de inversión de capital que invierte en empresas de energía renovable. "Pero lo que sí funciona marca una enorme diferencia".

Una base solar en el desierto: 241.401 kilómetros al este de Los Ángeles, los 'marines' están intentando descifrar qué funciona para ellos. 

Esta semana se cumple el segundo año consecutivo que el Ejército ha construido un 'ExFOB' (Base Operativa Experimental de Vanguardia, por sus siglas en inglés) en la base Twentynine Palms, en la profundidad del desierto de California. 

Los 'marines' están intentando ver qué aparatos pueden generar los puestos de observación militar más remotos en campamentos autosuficientes. 

Ser autosuficiente en materia de energía en lugares como Irak y Afganistán no sólo es una gran cuestión de orgullo. Estas bases actualmente usan diesel u otros combustibles para manejar generadores que dan energía a todo, desde aire acondicionado en los campamentos, hasta las computadoras que manejan el software en el campo de batalla. 

Este combustible debe ser llevado por carreteras o en helicóptero. Además de arriesgar vidas, tiene un alto costo. El ejército dice que puede costar hasta 40 dólares por galón llevar el combustible a los lugares más remotos y peligrosos. 

El año pasado, los 'marines' compraron paneles solares que se enrollan como tapetes de playa y pueden ser guardados en las mochilas. Durante las pruebas en Afganistán, los tapetes fueron básicos para reducir el número de baterías que tenían que cargar para utilizar radios o computadoras. 

Este año, el Ejército pretende comprar paneles solares más grandes integrados a vagonetas que usen materiales avanzados para generar el doble de energía de los paneles convencionales de silicón y poder dar energía a una base entera. También están probando aparatos de buen rendimiento de combustible para vehículos de táctica. Esperan reducir su consumo de combustible en un 50% para 2025. 

Este tipo de esfuerzos se está dando en varios servicios armados, tanto por preocupaciones tácticas como por mandatos del Congreso y del presidente. 

La marina está experimentando con un robot con forma de tabla de surf que se impulsa por las olas, de una compañía llamada Liquid Robotics, que puede ser usado para monitorear el altamar a un precio significativamente más bajo que usando un barco.

La marina también está experimentando aparatos de energía de mareas y olas, así como un biocombustible avanzado para dar energía a sus botes. La Fuerza Aérea ha utilizado los biocombustibles desde hace mucho tiempo como parte de sus planes de mezcla de combustible, incluyendo combustibles de segunda generación de algas y de otras plantas que la gente no ingiere.

"Nos vemos como un ambiente rico en objetivos", dijo la semana pasada el secretario de la Armada, John McHugh, al anunciar sus planes para ofrecer desarrollos eólicos y solares con el ejército, y sus planes para crear acuerdos a largo plazo para comprar electricidad. El ejército pretende obtener 25% de su energía a partir de fuentes renovables en el año 2025.

McHugh dijo que el Ejército representa 80% del uso energético general del Gobierno federal y gasta 15,000 millones de dólares al año en combustible. "Son las medidas correctas para el ambiente, para el contribuyente y, sobre todo, para nuestros soldados", dijo. 

Este sentir es cada vez más común entre los soldados, quienes no siempre son vistos como personas a la vanguardia del movimiento de energía ecológica.

Un ejecutivo de uno de los constructores de turbinas de viento más grandes del mundo dijo recientemente a CNNMoney que ejércitos de todo el mundo recorren grandes distancias para acomodar sus bases cercanas a las turbinas, aunque suelan interferir con los radares.

Un médico militar que regresó de Irak recientemente adaptó su casa a la energía solar. Dijo que la cantidad de combustible que vio consumir al ejército estadounidense en Irak fue un factor para este cambio.

"Sería ingenuo pensar que el dinero que gastamos no llega a las manos de los 'malos'", dijo Patrick Padilla, quien luchó en la ciudad iraquí de Ramadi en 2006. "Si yo puedo hacer mi parte para reducir el consumo, quizás se traducirá en una persona menos muerta, una situación que tuve que atravesar".

Y las estrategias del Pentágono ya identificaron conflictos energéticos y de recursos como un generador de guerras futuras. Sea cual sea la razón del interés en la energía limpia, es de provecho para las compañías en el espacio de energía alternativa.   

El cliente de oro: Uno de los principales retos para las empresas de energía renovable, que suelen ser compañías pequeñas iniciales, es la credibilidad. 

"Lograr que el ejército compre estos sistemas prueba que son confiables", dijo Ron Helfan, ejecutivo en Essence Solar Solutions, en Israel, que intenta vender un sistema de energía solar avanzado al ejército, conocido como Sun Spider.

Alan Salzman, cofundador y presidente ejecutivo en VantagePoint Capital Partners, está de acuerdo. Su compañía revisa intentos de miles de firmas de energía renovable y decide cuáles financiar. 

"El Ejército es un gran cliente de referencia. Es tan bueno como cualquier compañía de Fortune 100", dijo. 

El Ejército también tiene un papel muy importante en la compra de tecnologías, que actualmente son demasiado costosas para el público general. 

No es que al Ejército le guste desperdiciar efectivo, es sólo que su mundo se presta a un conjunto distinto de cálculos costo-beneficios que en la vida civil; piensen en las vidas que se pierden protegiendo convoyes de combustible y el precio de 40 dólares por galón.

La idea es que el servicio armado pueda comprar estos artículos y apoyar a la industria hasta que se logren hallazgos de costos más significativos y los aparatos tengan un mayor atractivo comercial. 

Para Salzman, esto se trata de las compañías de energía renovable y militar que diseñan y crean productos que tienen sentido desde un punto de vista operativo y financiero, ya sea para el ejército de hoy o para la población civil de mañana.

"No se trata de vestirse con paja e ir a trabajar a pie", dijo. "Se trata de encontrar mejores formas de hacer las cosas".

El Ejército pretende obtener 25% de su energía a partir de fuentes renovables para el 2025.


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile

La llegada de la revolución de los combustibles solares

La llegada de la revolución de los combustibles solares

Por: JUAN ROBERTO PAREDES | 10:50 p.m. |

La revolución que estábamos esperando
Foto:

¿Qué pasaría si creamos un proceso en el que la única energía que necesitemos sea renovable?

Mientras que los precios del petróleo causan cada tanto, con sus vaivenes, incertidumbre y preocupación a los países que dependen de él para que su economía marche como debería ser, se viene gestando en algunos laboratorios del mundo una silenciosa revolución. Se trata de la revolución de los combustibles solares.

La idea es sencilla y todos la aprendimos en el colegio. Consiste en imitar a la naturaleza en el proceso de la fotosíntesis, en el cual, a través de la energía solar, se pueda fijar el dióxido de carbono en otra forma de energía química que luego nos sirva para las actividades que ayudan a mover una economía y desarrollar una sociedad.

Desde combustibles para el transporte, pasando por la fabricación de materiales como el plástico, hasta la producción de electricidad.
El problema, como ya es conocido por todos, es que con el uso y quema de los combustibles fósiles, el producto de la fotosíntesis de hace millones de años, en vez de fijar el dióxido de carbono estamos liberándolo a través de la quema de esos mismos combustibles. Allí, en la atmósfera, contribuye al calentamiento global y al cambio climático.

Pero, ¿qué pasaría si tenemos un proceso en el cual la única energía de entrada que necesitemos sea renovable, como la solar o eólica, que fije el carbono, y al final tengamos un material que nos sirva para "mover" toda nuestra sociedad y que al ser utilizado solo se emita a la atmósfera la misma cantidad de carbono que se fijó anteriormente? Pues en ese instante habremos solucionado el mayor problema de nuestro tiempo.

Esto es lo que básicamente pretende el primer tipo de combustibles solares denominados biocombustibles, que, explotados de una forma sostenible, solucionarían gran parte de las necesidades de transporte y energía de nuestra sociedad. En este primer caso, no se está imitando el proceso de la fotosíntesis, sino simplemente utilizándolo.

El Banco Interamericano de Desarrollo apoya actualmente una serie de iniciativas para aumentar la producción de biocombustibles en América Latina y el Caribe a partir de caña de azúcar, palma africana, jatropha o trozos de madera, en las cuales son estas mismas plantaciones las que ayudan a fijar el dióxido de carbono presente en la atmósfera durante su crecimiento y, luego, en forma de etanol o biodiésel, llegan a reemplazar la gasolina o el diésel obtenidos del petróleo. El dióxido de carbono que se ha fijado puede también venir de algún proceso industrial o de plantas de tratamiento de desechos.

Existen dos dificultades fundamentales que nos impiden, desde el punto de vista técnico, utilizar algunas de las energías renovables no convencionales como sustituto perfecto para la generación tradicional, a partir de fuentes fósiles o nucleares.

La primera radica en que algunas fuentes renovables como el sol o el viento son variables y la electricidad generada a partir de ellas tiene que ser consumida de inmediato, pero, desafortunadamente, esto no siempre sucede, ya que los patrones de consumo de electricidad no pueden tener en cuenta si el sol brilla o el viento sopla.

En términos técnicos, se podría decir que la curva de la demanda es poco gestionable. Sin embargo, este aspecto es corregible y es uno de los objetivos de lo que se conoce como redes inteligentes o smart grids, por su nombre en inglés.

Todo cambiaría si pudiéramos almacenar de alguna forma la electricidad sobrante que no fuera consumida en el mismo momento que fuera producida.

Este aspecto constituye la segunda dificultad, ya que no existen hoy en día medios ciento por ciento eficientes y efectivos para almacenar energía y, además, que sean rentables.

Existen baterías que pueden almacenar energía en forma química, represas de agua que la almacenan en forma de energía potencial y volantes que la almacenan en forma de energía cinética.

También existe, por supuesto, la posibilidad de producir un combustible como el hidrógeno y, después, a través de las llamadas celdas de combustible, obtener electricidad para consumir cuando nosotros queramos.

Los críticos de las renovables se basan en estas dos dificultades para desprestigiarlas y muchas veces para subestimar su potencial como una fuente viable y confiable de suministro energético en el futuro.

Por otro lado, los científicos e ingenieros no se quedan quietos y ven estas dificultades más como un reto tecnológico que como una barrera insalvable.

Irónicamente, en la búsqueda de un combustible solar ideal es probable que seamos testigos de una alianza que nos brinde la clave para solucionar las dos dificultades de las que hemos hablado, de manera eficiente y sostenible.

Se trata de la alianza entre la energía eólica y el gas natural, el combustible fósil más limpio.

La revolución que estábamos esperando puede estar sucediendo en el Centro de Investigación en Hidrógeno y Energía Solar (ZSW), en la ciudad de Stuttgart, en Alemania, donde científicos han desarrollado un proceso en el cual se intenta imitar el proceso de la fotosíntesis, con el que se obtiene al final un combustible cuyo balance neto de emisiones de dióxido de carbono ¡es cero!

Nos lo podemos imaginar de la siguiente manera: a medida que la participación de la energía eólica o solar aumente dentro del sistema de generación eléctrica de un país, se puede presentar la situación de que, en un momento de muy alta producción por demasiado viento (o demasiado sol) y poco consumo, se tenga que desconectar o reducir la capacidad de generación de los parques eólicos.

Simplemente sobraría demasiada energía, que no se podría almacenar de manera efectiva.

En este nuevo proceso, esa energía se utiliza, en un primer paso, para producir hidrógeno a partir de agua. A continuación, el hidrógeno y dióxido de carbono se "mezclan" para obtener metano, que es básicamente gas natural.

Es aquí donde se trata de imitar a la fotosíntesis, ya que estamos extrayendo el dióxido de carbono de la atmósfera o de algún proceso industrial y convirtiéndolo en un combustible químico como el gas natural, que puede ser almacenado fácilmente para ser usado cuando se requiera, bien sea para producir electricidad nuevamente o en transporte.

Si nos damos cuenta, la clave del proceso está en que toda la energía necesaria para el proceso es limpia, y el carbono producido en la combustión del gas natural, cuando lo usemos, es el mismo que ha sido extraído de la atmósfera; por lo tanto, el balance neto es neutral. Se soluciona al mismo tiempo la dificultad de la variabilidad de las energías renovables, por un lado, y por el otro el de almacenamiento de energía, ya que, según cálculos de los investigadores, la red existente de gas natural en muchos países nos brinda el mayor potencial de almacenamiento posible de una manera efectiva en costos.

El primer piloto ha sido muy exitoso y se está pensando en construir en el próximo año una planta en el rango de megavatios.

Uno de los más grandes fabricantes de automóviles del mundo ya se vinculó a este proyecto, gracias al cual sus autos serían neutrales en carbono, a pesar de funcionar con gas natural.

Pero este no sería un gas natural extraído de las entrañas de la tierra, sería un gas natural producido solo con el viento y con el sol.

* Acerca del autor

Estudió Ingeniería Mecánica y Física en la Universidad de los Andes y una maestría en Energías Renovables de la Universidad de Oldenburg (Alemania). Es responsable de la diligencia técnica de los proyectos eólicos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

JUAN ROBERTO PAREDES
BLOGS DE CAMBIO CLIMÁTICO DEL BID
blogs.iadb.org


Fuente:

Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en "Responsabilidad Social Empresarial" de la ONU
Diplomado en "Gestión del Conocimiento" de la ONU
Diplomado en Gerencia en Administracion Publica ONU
Diplomado en Coaching Ejecutivo ONU( 
  • PUEDES LEERNOS EN FACEBOOK
 
 
 
 CEL: 93934521
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en GERENCIA ADMINISTRACION PUBLICA -LIDERAZGO -  GESTION DEL CONOCIMIENTO - RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – COACHING EMPRESARIAL-ENERGIAS RENOVABLES   ,  asesorías a nivel nacional e  internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile