TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES TWITTER O FACEBOOK

trabajemos por una mejor matríz energética en chile

jueves, 10 de septiembre de 2009

Urgente desarrollar fuentes alternas de energía

Urgente desarrollar fuentes alternas de energía

Por Iluminet • 9 Sep, 2009 • Sección: Artículos destacados

 Urgente desarrollar fuentes alternas de energía

De acuerdo a cifras oficiales, 18% del consumo energético en México se destina a la iluminación, ya sea para uso doméstico, industrial, municipal, comercial y de servicios. Para su generación, la fuente principal son los hidrocarburos, de los cuales el más importante es el petróleo y le siguen el gas natural y el carbón.

A nivel mundial, los hidrocarburos cubren el 85% de los requerimientos energéticos. Sin embargo, se habla muy poco de lo que va a suceder cuando se agoten, y ante ello hay que tomar medidas desde ahora. Por ejemplo, México es un importante productor de petróleo a nivel mundial, pero ¿qué sucederá cuando sus fuentes no alcancen ni siquiera a cubrir la demanda nacional?

Al respecto señala en entrevista a Iluminet el doctor Rolando V. Jiménez Domínguez, profesor e investigador especializado en energía, ciencia y tecnología del Instituto Politécnico Nacional (IPN): "Hay indicios muy claros de que se avecina un problema grave de escasez de energía. Actualmente, 80% del petróleo que se extrae en el mundo proviene de yacimientos descubiertos antes de 1970, por lo que se prevé que entre 2010 y 2015 se alcanzará el máximo mundial de producción y que no se encontrarán nuevos depósitos al ritmo requerido para reponer lo que se extrae".

El organismo que respalda tal enunciado es la Asociación para el Estudio del Pico del Petróleo (ASPO, por sus siglas en inglés, Association for the Study of Peak Oil and Gas) que agrupa a investigadores y científicos, algunos de ellos provenientes de las principales empresas productoras de hidrocarburos a nivel mundial; la entidad trata de alertar a los gobiernos del mundo sobre lo que puede suceder cuando se agote el petróleo económicamente aprovechable.

Alcanzar el pico mundial de producción de petróleo no quiere decir que se acabe el hidrocarburo, sino que no se producirá lo suficiente para cubrir la demanda. "Hasta ahora lo que se extrae ha estado por encima de lo que se requiere, pero este aspecto se incrementa año con año, de manera que la brecha entre producción y demanda será cada vez mayor, y esa diferencia deberá ser cubierta por fuentes alternas", indica Jiménez Domínguez, profesor e investigador del Centro de Investigaciones Económicas, Administrativas y Sociales del IPN.

Se sabe que cuando se llegue al pico mundial de producción de petróleo, en el subsuelo quedará todavía una cantidad similar a la extraída desde que se inició su explotación, por lo cual se dice que el petróleo no se acabará, sólo se acabará el petróleo "barato", que es el combustible que ha movido la maquinaria industrial durante los últimos 150 años y ha permitido el surgimiento de las potencias económicas, tecnológicas y militares del siglo XX.

Doctor Rolando V. Jiménez Domínguez

Doctor Rolando V. Jiménez Domínguez

¿Qué pasará?

"Habrá enormes disputas por el control del petróleo, que iniciará con una guerra de precios. Estados Unidos alcanzó su pico de producción en 1970, hecho que se predijo en 1952 por un geofísico especializado en hidrocarburos; ahora, ese país importa casi un 70% del petróleo que consume y el presidente Barack Obama ha llamado a encontrar nuevas fuentes de producción de energía", agrega el físico-matemático mexicano.

"Venezuela es el país americano con mayores reservas de petróleo, con unos 80 mil millones de barriles en reservas probadas, mientras que México tiene apenas 15 mil millones. Brasil ha incrementado su producción en los últimos 30 años, logrando casi la autosuficiencia, porque su empresa estatal, Petrobras, ha sido capaz de desarrollar tecnologías de exploración y explotación de yacimientos marinos, asociándose con empresas privadas pero sin perder el control de sus energéticos. Esto lo pone actualmente en una situación muy favorable; México, en cambio, no se decide a llevar a cabo acciones similares.

"Es necesario que el gobierno mexicano mantenga el control sobre la producción del petróleo, pero debe abrirse a nuevas oportunidades de exploración y producción incorporando capitales y tecnología mediante acuerdos con otros países, Brasil, por ejemplo. De no ser así, el país corre el riesgo de no poder aprovechar oportunamente el petróleo que está en sus yacimientos marinos, y si los rezagos tecnológicos y financieros siguen agravándose, las condiciones en que pueda negociar en el futuro serán cada vez más difíciles".

Generación de energía eléctrica por fuente a julio de 2009

 Urgente desarrollar fuentes alternas de energía

Fuente: CFE 2009

Jiménez Domínguez, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, explica que antes de que México llegue a agotar sus recursos petroleros debe desarrollar fuentes alternas de energía a fin de posibilitar una transición no traumática. Por ello deberá ponerse atención en las opciones más convenientes para el país:

Gas natural. El substituto más inmediato; México lo produce, tiene yacimientos y plantas cerca de la frontera norte, pero no es suficiente. Debe intensificar su aprovechamiento y dejar de quemarlo en sus plataformas marinas cuando sale asociado al petróleo. Por supuesto, esto requiere inversión de capitales e infraestructura para transportarlo.

Energía geotérmica. El nuestro es un país volcánico por excelencia y esta fuente ha sido relativamente poco aprovechada, pese a que México ocupa el cuarto lugar en producción a nivel mundial, detrás de Filipinas, Indonesia y Estados Unidos. En el campo geotérmico de Cerro Prieto, en Baja California, se instaló hace más de 30 años una planta generadora de electricidad, en la cual el vapor seco que proviene del subsuelo es dirigido a turbinas que generan la energía eléctrica; otras plantas en funcionamiento están en Los Azufres, Michoacán, de mediana producción. Pero hay unos 30 sitios en el país con potencial de ser explotados a lo largo del cinturón volcánico mexicano. La energía geotérmica representa aproximadamente el 4% del total de la producción eléctrica en México.

Energía eólica. El aprovechamiento de la fuerza del viento es un recurso muy poco explotado por empresas mexicanas, y quienes lo llevan a cabo para beneficio propio son principalmente compañías españolas.

Energía solar. Existen dos tipos: la que se produce usando celdas solares para generar electricidad, y la energía térmica, que aprovecha el calor proveniente del Sol para actividades tan variadas como calentar agua para diversos usos, preparar alimentos mediante cocinas solares, hasta fundir metales, como sucede en Francia y otros países. Para explotarla de esta manera se concentra energía en un punto específico por medio de grandes espejos parabólicos, lográndose muy altas temperaturas. Aunque es una tecnología muy limpia, pues no contamina, todavía es muy costoso invertir en ella; por ahora es inviable abastecer a una ciudad sólo con energía solar.

En México hay iniciativas para que productores privados puedan generar energía eléctrica mediante paneles de celdas solares, cubriendo sus necesidades y vendiendo a la Comisión Federal de Electricidad sus excedentes, pero hacen falta normas que regulen la forma de operar de estos productores privados conectados a la red pública, en una modalidad usada en otros países conocida como "generación distribuída".

Energía hidráulica. Aunque la fuerza de las grandes corrientes de agua para producir electricidad es empleada en nuestro país, todavía hay mucho potencial por aprovechar. Constituye una fuente importante que aporta más del 22% del total de la energía eléctrica generada.

Energía nuclear. Francia produce más del 70% de su electricidad a partir del uranio, pero en otros países los porcentajes son más pequeños por diversas razones, entre ellas, porque instalar una planta requiere de fuertes inversiones iniciales, sobre todo por los complejos sistemas de seguridad que deben incorporarse cuyos los costos no parecen disminuir; además, existe una fuerte oposición de los grupos ambientalistas, tanto por el riesgo de accidentes como por el problema de disponer de los residuos radiactivos.

Hay combustible nuclear para aprovecharse por los siguientes 200 años; sin embargo, los desechos son muy peligrosos y deben confinarse a espacios especiales. En México, la Central de Laguna Verde aporta un 3% de la electricidad generada pero hay muchos temores para instalar una nueva planta.

Biomasa. La opción es muy interesante y viable en nuestro país; cerca de Monterrey existe una planta que procesa biológicamente desechos orgánicos y genera metano, gas que se utiliza como combustible para echar a andar las máquinas de combustión interna que producen toda la electricidad que consume el alumbrado público de la ciudad y el sistema de transporte colectivo Metro; la contaminación es mínima, por lo que es una opción a considerar.

Biocombustibles. Se trata del empleo de productos orgánicos para generar energía. En Chiapas, recientemente se echó a andar una planta productora de biodiesel a partir de la higuerilla y la jatropha. Sin embargo, estas tecnologías requieren de políticas muy bien dirigidas o pueden surgir problemas de importancia. Por ejemplo, si se emplean productos comestibles, éstos pueden llegar a cotizarse a la par del valor del petróleo, o bien, si no fueran alimentos, como ciertas palmas u oleaginosas, los agricultores dejarían de sembrar comestibles para sustituirlos por vegetales que puedan vender para generar energía, y esto puede provocar escasez de alimentos. No es una situación fácil.

Existen otras fuentes, como el aprovechamiento de la energía de las olas de mar, pero ésta aún está en fase experimental. Una más es la del hidrógeno, pero por ahora resulta ser el sistema más costoso. Su aplicación en gran escala se espera hacia mediados del siglo.

Al problema del agotamiento de los hidrocarburos se le suman la contaminación que producen y el calentamiento global; por eso, sin emplear un tono alarmista, el doctor Jiménez Domínguez busca advertir de los problemas que se avecinan si no se toman medidas urgentes desde ahora.

FUENTE :
CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
Diplomado en Gestión del Conocimiento ONU
www.consultajuridica.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
Oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: Celular: 93934521
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  -LIDERAZGO   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile