TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES TWITTER O FACEBOOK

trabajemos por una mejor matríz energética en chile

lunes, 17 de noviembre de 2008

energias renovables: Energía y soberaníaSeguimos progresando

LA TRIBUNAPOSTDATA

Energía y soberaníaSeguimos progresando

MANUEL LOZANO LEYVA / RAFAEL PADILLA | ACTUALIZADO 16.11.2008 - 01:00
LA idea -por qué será que no me extraña- ha surgido en Holanda, esa nación admiradísima por todas las vanguardias, en la que cualquier barbaridad encuentra su vocero y todo ensayo, en especial si quiebra principios sustentadores de la verdadera dignidad del hombre, su iluminado y furibundo valedor. La noticia la publica The Guardian y curiosamente, excepto entre los internautas, no ha tenido ningún reflejo en los grandes medios de comunicación. A propuesta de la socialista Marjo van Dijken y promovido por su partido, el socialdemócrata Partij van de Arbeid, se va a debatir un proyecto de ley en virtud del cual las mujeres que el Estado considere inadecuadas para ser madres podrían ser sometidas a una anticoncepción forzosa durante dos años. Si a pesar de todo -previsores que son estos ingenieros morales- la mujer quedara embarazada, el Estado podría incluso quitarle a su bebé en el mismo instante de nacer. Una norma "modélica", como comprenderán, que mezcla, con rara pericia, las reglamentarias gotas buenistas con una radicalidad más propia del nazismo que de las sociedades desarrolladas.

La Van Dijken se ha apresurado a precisar que la medida sólo estaría dirigida "a la gente que ha sido objeto de acción judicial por ser malos padres" lo que, además de instaurar una especie de pena sorprendentemente irredimible, resulta algo más que inquietante, dada la experiencia de otras leyes holandesas que, en su origen, aparecieron revestidas de idéntica piel de cordero.

Basta con observar cómo se está aplicando allí la regulación de la eutanasia, de qué forma prima el criterio presuntamente objetivo de los médicos sobre la decisión del paciente o de sus familiares, no ya en el supuesto de ancianos o de enfermos terminales, sino también de niños (con espina bífida, por ejemplo) que se dictaminan "sin esperanza" y se eliminan, para pronosticar que lo que ahora se nos vende como una solución excepcional pudiera acabar convirtiendo la maternidad en una mera concesión del Estado, sujeta al arbitrio de cualquier funcionario que resolverá, a su capricho, quién "se la merece" y quién no.

Y es que Holanda, el paraíso del progresismo, más que en un país avanzado, se está trasformado vertiginosamente hoy en un país de "experimentación", en el lugar del mundo donde más lejos se ha llegado en el intento de que las leyes ordenen la moral en vez de fundamentarse en ella.

No es, por desgracia, el único. Sus desvaríos hacen fortuna en muchas democracias occidentales -por supuesto en la nuestra- en las que, ante el adormecimiento inducido de la mayoría, triunfa un poder despótico y totalitario, tan ensoberbecido e impune que hasta se permite la inmensa desvergüenza de llamar "progreso" a sus infames inventos de esclavitud, de intolerancia de inhumanidad y de muerte.

EL desconcierto ante la crisis económica en que estamos inmersos es absoluto y todos diagnostican y vaticinan sin mucho fundamento. Se llega incluso a proponer, nada menos, que la redefinición del capitalismo. En cambio, a los hechos claros y poco discutibles no se les presta la debida atención. El ejemplo reciente quizá más llamativo es la supuesta operación de compra del paquete mayoritario de las acciones de Repsol-YPF por Gazprom, la cual tiene menos calado económico y mucho más político de lo que le parece a algunos profesionales de la política. Unos dan por supuesto que se trataría de una operación privada empresarial sobre la que, como siempre, el Gobierno no debe opinar. Otros suponen que es una barbaridad que un país, a través de una empresa estatal, interfiera en un sector estratégico de otro como es la energía. 

Lo que demuestra el desconcierto aludido es que la primera postura la sostuvieron políticos de izquierda, encabezados por el ministro de Industria, y la segunda los de derechas, porque fue el presidente del PP quien la formuló. Los hechos concretos son que una empresa privada esencialmente inmobiliaria, Sacyr, adquirió cuando estaba boyante una buena parte de la principal empresa energética del país, la privatizada Repsol-YPF, y que otra de gestión estatal, la rusa Gazprom, trató de comprar la participación de la primera salvándola cuando el derrumbe del ladrillo amenazaba sumirla en la miseria. A nivel regional, no podemos olvidar lo que apuntaba un consejero como receta para amortiguar el lío económico: que se hagan cargo del desarrollo de las energías renovables los alicaídos promotores inmobiliarios.

El lector quizá se haya topado alguna vez con un mapa de Europa en el que se resaltan oleoductos y gasoductos. Algunos también trazan las rutas de los petroleros desde los países productores hasta las grandes refinerías de la Unión. Incluso hacen proporcional el grosor del trazo con el caudal de fluido que transportan. La maraña surge en Rusia, en Argelia, en el Oriente Próximo y en América. Uno, a la vista de un gráfico de esos, no puede evitar estremecerse, porque quien controla esa red, controla Europa. Así de sencillo. Y España está en los arrabales de la telaraña. Lo que pretende la Gazprom de Putin es no sólo enriquecerse controlando grifos y válvulas, sino gestionar los beneficios que sus clientes pueden obtener de la materia prima que les venden. 

Europa se juega su soberanía con el asunto de la energía y los paños calientes no sirven absolutamente para nada. Sembrar, como hizo Alemania, diez millones de metros cuadrados de campo con helióstatos y paneles solares para obtener a precio de oro menos del 0,5% de la electricidad que consume en un año sirvió para contentar a los verdes cuando eran parte del Gobierno socialdemócrata. Ahora que no están, lo que tratan es de defender 800.000 puestos de trabajo de la infinidad de empresas que surgieron al socaire de las sustanciosas subvenciones. La espectacular proliferación de aerogeneradores en Dinamarca ha llegado a su fin en cuanto el Gobierno ha anunciado la posibilidad de limitar las ayudas por miedo a las inestabilidades en la red eléctrica que puede provocar que la electricidad de procedencia eólica traspase cierto límite. 

Lo indiscutible es que quien está en mejor situación es Francia, porque sus más de cincuenta reactores nucleares, junto con su sistema de minería, la obtención de combustible nuclear, el procesado de residuos y el dominio de la tecnología de futuro, le garantizan buena parte de su independencia energética. ¿No se preguntan nuestros políticos por qué nuestro vecino más importante creó su sistema nuclear? ¿Están más locos? ¿No tienen sentido ecologista? Consideren, para colmo, que iniciaron la construcción de centrales nucleares en una época en que el petróleo estaba baratísimo y los tipos de interés tan altos (más del 15%) que hacían arriesgadas las fuertes inversiones que exigía la industria nuclear. Lo hicieron por una razón exclusiva: mantener a todo coste el futuro independiente y soberano de Francia. 

¿Paranoias de personalidades como De Gaulle y Mitterrand? Quizá, pero al menos consiguieron que el futuro de Francia no dependa ni un ápice de responsables políticos que no sepan evaluar el alcance de operaciones como la de Gazprom o que quieran apañar a los promotores inmobiliarios con subvenciones a las llamadas energías renovables. Con la energía no nos jugamos ni la economía ni la ideología, sino la soberanía.
 
Renato Sánchez 3586 of.10
teléfono:56-02-  2451113. celular: 09-3934521
Santiago -Chile
 

SOLICITE NUESTROS CURSOS Y ASESORIA NACIONAL E INTERNACIONAL EN RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL; BIOCOMBUSTIBLES, ENERGIAS RENOVABLES, LOBBY CORPORATIVO EFICAZ. CUROS DISPONIBLES PARA OTEC.

EL mostrador.El desconocido lobby político de los asesores de Tokman

17 de Noviembre de 2008

Todo para no quedar a oscuras

El desconocido lobby político de los asesores de Tokman

La fórmula secreta de la Comisión Nacional de Energía (CNE) para agilizar la aprobación de proyectos que pueden inyectar mega watts al Sistema Interconectado Central tiene nombre y apellido: los ingenieros comerciales Juan José Rivas y Jaime Bravo, que recorren el país reuniéndose con funcionarios de los servicios sectoriales e intendentes. Asegurando tener "carta blanca" y contar con amplias redes en La Moneda, esta dupla ha generado anticuerpos en muchas reparticiones que ven con molestia el impulso desde el centro del poder político a proyectos como Hidroaysén, la central Termoeléctrica Farellones o las recién aprobadas mini centrales de pasada en el Parque Nacional Puyehue.

Por Claudia Urquieta

Cuando Marcelo Tokman asumió como ministro de la Comisión Nacional de Energía (CNE) en marzo de 2007, el panorama energético nacional no podía ser más negro. El corte de los envíos de gas desde Argentina, la crisis mundial del sector y la limitada capacidad de autogeneración del país ponían en un serio aprieto a su cartera, que debía evitar a toda costa los temidos racionamientos eléctricos.

La presión era enorme y los proyectos nuevos y en carpeta que podían evitar ese futuro debían ver la luz de la forma más expedita posible. En medio de este dilema, los ingenieros comerciales Juan José Rivas (PPD) y Jaime Bravo (PS)  asumieron un rol fundamental y estratégico: apurar las iniciativas que permitirían inyectar más mega watts al Sistema Interconectado Central (SIC).

Rivas es asesor de Tokman, y Bravo es el jefe del Área Medio Ambiente y Renovables del organismo estatal. Ambos viajan frecuentemente a lo largo del país a los sitios donde exista un proyecto energético para evaluar. 

Desde las sombras

El modus operandi de los fast tracker de energía, como se les conoce en el sector, consiste en concertar encuentros con los intendentes y funcionarios de los servicios sectoriales involucrados en la revisión de los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) de las iniciativas que, de ser aprobadas, se convertirán en cuentas alegres para el suministro eléctrico.

"Son asesores de gabinete, pero ellos andan recorriendo Chile apurando proyectos. Son una dupla de temer. Y en La Moneda saben que existen", aseguran fuentes ligadas a la Conama.

El principal lobbysta de la CNE es Rivas, que antes de entrar a la cartera de Tokman, en abril de 2007, fue jefe de la división de coordinación interministerial dependiente de la Secretaría General de la  Presidencia (Segpres). Bravo no participa con la misma frecuencia que su colega en este tipo de encuentros, pero el ex concejal por El Tabo, también es conocido en los organismos sectoriales.

Según participantes de estas reuniones, el objetivo principal de los profesionales es evitar que se le hagan demasiadas observaciones a las propuestas que puedan provocar atrasos en la aprobación de los proyectos. Para esto explican que van con "carta blanca" de parte del Ministerio de Energía. Y Rivas  "deja claramente establecido que trabajó en La Moneda, recalcando que aún mantiene sus contactos".

"Son  hiper ventilados. Por el cargo que Rivas tuvo en La Moneda durante el gobierno de Ricardo Lagos conoce el teje maneje desde dentro, por lo tanto también hace uso de las relaciones o redes que tiene. Apela a que viene con carta blanca y eso genera temor a perder la pega", aseguran las mismas fuentes.

En el transcurso de las conversaciones preguntan cuál es la postura de los profesionales a cargo en los proyectos y son muy vehementes con la necesidad de que sean aprobados, recalcando la urgencia energética nacional.

Incluso, en algunos casos piden estudios paralelos a los desarrollados por los organismos técnicos. Lo que no cae nada bien en las reparticiones. "Tratar de favorecer la aprobación de proyectos nos parece del todo legítimo, pero sin pasar por encima de la institucionalidad ambiental o apoyando estudios que no son del todo convincentes para presionar a los intendentes", alega un funcionario.

Proyectos como el de HidroAysén de la sociedad Endesa-Colbún, el de las mini centrales hidroeléctricas de pasada Palmar–Correntoso en el Parque Nacional Puyehue, cuyo abogado es el Presidente de Metro, Clemente Pérez, o el de la planta Termoeléctrica de Farellones de la cuprífera Codelco son algunas de las iniciativas en las que la dupla Rivas-Bravo ha operado.

"A diferencia de los demás servicios públicos, la CNE y en particular Tokman y su equipo pagan  menos costos políticos que los demás servicios y ministerios, porque no tienen direcciones regionales. Por lo tanto van a hacer lobby, mueven el mercado pero los que votan son otros, entonces no queda en los registros", señalan fuentes gubernamentales.

Yo le creo a HidroAysén


En medio de una reunión del comité de ministros en la CNE sobre biocombustibles, el gerente general de HidroAysén, Hernán Salazar, se encontraba sentado en la sala de espera. Esto llamó la atención de algunos periodistas que esperaban en el hall. Uno de ellos le preguntó qué hacía allí y Salazar le explicó que esperaba para tener una reunión. Un par de minutos después se encontró con Juan José Rivas.

Esta anécdota refleja,  para funcionarios del sector, que "se llegó a un punto en que ya es súper difícil distinguir de qué lado están. Muchas veces van a conversar y la forma en que explican lo que puede o no hacer la empresa es de un detalle tan grande que pareciera que trabajan para ellos. Por eso la diferencia se ha vuelta demasiado poco sutil, lo que ha generado enormes anticuerpos en muchos servicios públicos con Tokman y su equipo".

De hecho, el 15 de octubre pasado sacaron ronchas en una reunión en la Conama Metropolitana donde se dieron cita los servicios sectoriales para exponer sus conclusiones técnicas con respecto al EIA de HidroAysén.

Según algunos de los presentes "querían a toda costa que se levantara información paralela al gusto de ellos y que no se tomara ninguna decisión con lo que ya habíamos hecho. Insistían en interrumpir las presentaciones, e incluso ironizaban sobre la credibilidad de ellas y preguntaban cuál era el sentido de la reunión".

Pero lo que más sorprendió a los asistentes fue que cuando los representantes del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) explicaron las diferencias que detectaron con el estudio de impacto ambiental  en cuanto a la superficie de inundación que implicaría el proyecto hidroeléctrico, Rivas señaló "yo le creo a HidroAysén".

Y al preguntarle cómo había llegado a esa conclusión, argumentó que era un proyecto emblemático y muy bueno. "Me imagino que confundieron la reunión: era técnica y ellos fueron a hacer lobby", explica un funcionario. 

El florista y el ex concejal

Quienes han trabajado con Rivas en otros ámbitos, detallan que es un discípulo de la escuela de coaching de Fernando Flores. Y que su fórmula de trabajo apunta a "ir buscando qué participación tiene cada una de las personas en el cumplimiento del objetivo deseado en un proyecto, y va concatenando los roles de esas personas de manera muy cruda hasta que logra lo que persigue".

Es calificado como un hombre eficiente, ordenado e inteligente, que cuando debe cumplir una meta "está absolutamente centrado en ella". Socio fundador del Grupo Sur Consultores Limitada junto al hijo del ministro de Obras Públicas Sergio Bitar, Javier Bitar Hirmas, ha realizado trabajos para entidades públicas, como el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) y el Ministerio de Salud (Minsal).

Por ello, mantiene amplias redes dentro del gobierno. En tanto Jaime Bravo forma parte de la CNE desde más de una década. Oriundo de la Región de Valparaíso, donde su hermano Ricardo Bravo, también PS, es el gobernador provincial, es descrito por un cercano como muy vehemente y con un estilo de trabajo a lo "patrón de fundo".

En las últimas elecciones vio en peligro su repostulación al cargo de concejal por El Tabo porque fue impugnado por el Servicio Electoral (Servel) por un litigio pendiente con la municipalidad. Y aunque finalmente pudo seguir en competencia, no salió reelecto.

Para el próximo año el rol de ambos profesionales en la carrera por inyectar energía al SIC podría suavizarse, ya que existe menos presión debido a que el panorama energético se ve bastante más auspicioso: el propio Tokman explicó que el país superó el período de crisis energética.

Por ello, desde el sector encargado del medioambiente en el gobierno explican que "cuando tuvimos la crisis la presión fue muy fuerte para los servicios y se aprobaron muchas cosas. Pero ahora que ha ido bajando el apremio y que los intendentes y los jefes de servicio ya conocen a estos personajes, están más parados en la hilacha para poder frenarlos".

Artículos relacionados

Fuerte impacto medioambiental y social pone en jaque millonario proyecto energético de Codelco

Todas las dudas del proyecto hidroeléctrico en el Parque Puyehue

El factor electoral entra a tallar en el proyecto Hidroaysén


CONSULTEN, OPINEN , ESCRIBAN LIBREMENTE
Saludos
Rodrigo González Fernández
Diplomado en RSE de la ONU
www.consultajuridicachile.blogspot.com
www.el-observatorio-politico.blogspot.com
www.lobbyingchile.blogspot.com
www.biocombustibles.blogspot.com
www.calentamientoglobalchile.blogspot.com
oficina: Renato Sánchez 3586 of. 10
Teléfono: OF .02-  8854223- CEL: 76850061
e-mail: rogofe47@mi.cl
Santiago- Chile
Soliciten nuestros cursos de capacitación  y consultoría en LIDERAZGO -  RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL – LOBBY – BIOCOMBUSTIBLES  ,   y asesorías a nivel internacional y están disponibles  para OTEC Y OTIC en Chile