TU NO ESTAS SOLO O SOLA EN ESTE MUNDO SI TE GUSTO UN ARTICULO, COMPARTELO, ENVIALO A LAS REDES SOCIALES TWITTER O FACEBOOK

trabajemos por una mejor matríz energética en chile

sábado, 3 de mayo de 2008

ENERGIA A PARTIR DE RESIDUOS URBANOS

Los residuos sólidos urbanos crean energía mediante la incineración.

Estos residuos no incluyen los de origen industrial. La producción continua de basuras y el alto valor energético de estos RSU (residuos sólidos urbanos) hacen que sean considerados como energía renovable. La incineración para producción de electricidad es el proceso de valorización energética más utilizado, que no el único. La tecnología de la incineración ha progresado notablemente en el control de emisiones y en la eficiencia de los sistemas de eliminación de partículas dañinas para la salud (recordemos las polémicas dioxinas), si bien todavía las asociaciones ecologistas se muestran reacias a la incineración de basuras y promulgan como alternativa la reducción del consumo -y por tanto de los propios residuos- el reciclaje y el compostaje integral. Entre estas nueve comunidades, en 1999 sólo se obtenía electricidad a partir de RSU en Cataluña (potencia instalada: 40 megavatios) y en Madrid, con 29 mW, pero otras tienen previstas la instalación de incineradoras para los próximos años.

La producción de residuos sólidos urbanos en España durante 1996 supuso unos 15 millones de toneladas, es decir, 1,06 kilogramo por habitante y día, y esta generación sigue aumentando progresivamente. La energía teórica contenida en estos residuos es del orden de 2.500 tep (tonelada equivalente de petróleo) al año.

La Administración española está incorporando nueva legislación cuyo propósito es proteger el medio ambiente y la salud de las personas. La Ley 11/1997 de envases y residuos de envases y la Ley 10/1998 de residuos, tratan de fomentar, y por este orden, la reducción, la reutilización, el reciclado y las otras formas de valorización de los envases y residuos, respectivamente.

La valorización incluye la incineración con recuperación energética. No hay duda de que estas leyes, junto con el Programa Nacional de Residuos Sólidos Urbanos están suponiendo una modificación sustancial en los modos de gestión de los residuos urbanos y afectará de forma significativa a la fracción que potencialmente pueda ser incinerada en el futuro.